Filtración de Aceite

Una de las condiciones necesarias para el buen funcionamiento de un motor de combustión interna es la lubricación constante de las partes en movimiento mediante aceites con un grado de limpieza capaz de evitar el desgaste prematuro. El filtro de aceite proporciona una depuración continua del aceite, atrapando las partículas abrasivas resultantes del desgaste normal, también el polvo y los residuos de la combustión. Los filtros de aceite pueden ser de tipo 'spin-on' (blindados) o bien 'de cartucho'. Al final de su vida útil el filtro de aceite blindado se cambia completamente, mientras que en el otro filtro se cambia sólo el cartucho.

El filtro se encarga de retener todas las impurezas y partículas extrañas que puedan desgastar las piezas, que se encuentran flotando en el lubricante (como pequeños residuos de la combustión o pequeños fragmentos de metal producto del rozamiento de los componentes internos).

Si el filtro está en mal estado, estos elementos están circulando por el motor, la mecánica reducirá sus prestaciones, que además gastará más combustible y verá reducida su vida útil.

Tipos de filtros de aceite y sus partes:

Un filtro de aceite se trata de un cartucho que esconde diferentes capas de elementos porosos, por donde pasa el lubricante para ser filtrado. Si está en buenas condiciones retiene más de 97% de partículas, muy pequeñas, de entre 10 y 40 micras de tamaño. Hay diversos tipos en el mercado, en función de su estructura:

Filtro de aceite con cartucho intercambiable: Mantiene la carcasa exterior y solamente hay que cambiar el filtro interior. Son más baratos (no hay que cambiar todo), pero también más difíciles de cambiar para manos inexpertas. Suelen encontrarse en motores diésel.

Filtro de aceite con cartucho intercambiable

Filtros de aceite monoblock: Se trata de una sola pieza, muy sencilla de extraer y reemplazar. Son los más habituales.

filtro de aceite monoblock

Filtro de aceite centrífugo: Emplean una fuerza centrífuga, que moviliza el aceite a su paso, para empujar las partículas nocivas hacia un papel de filtro. Los usan sobre todo diésel de gran tamaño.

Independientemente del tipo de filtro, pueden contar con distintas partes:

Válvula de desvío (by-pass): La incluyen los filtros de calidad. Se encarga de dirigir el aceite no filtrado al circuito en caso de que el filtro se obstruya (clave en climas fríos, donde el aceite puede espesarse mucho hasta que el motor se calienta).

Válvula anti-retorno: Los filtros de buena calidad incluyen esta válvula, que evita que el aceite vuelva todo al cárter tras apagar el motor. Así, los filtros y conductos tienen aceite al encender el motor.

Carcasa del filtro: Es el “envoltorio” del filtro.

Cuándo cambiar el filtro de aceite:

Sigue siempre las indicaciones del fabricante en el manual del auto. Generalmente, la vida útil de un filtro de aceite es cerca de los 10.000 km y lo más aconsejable es sustituirlo cada vez que se le realice el cambio de aceite al vehículo, para evitar que se filtren los residuos acumulados en el aceite nuevo.

El precio de un filtro de aceite depende del tipo de filtro que requiera tu auto. Lo mejor es elegir uno de calidad, de un fabricante consolidado, de reputación contrastada.

Contáctanos y te cotizamos el filtro requerido para tu auto.

Fuente: Noticiascoches.com, fram-europe.com
Contáctanos y te cotizamos el filtro requerido.

[/mp_span] [/mp_row]